07
feb

“¿De qué sirve respirar por años, si no se vive un segundo? La vida es más que un corazón latiendo en un cuerpo aletargado, es más que transpirar, hacer y pensar, es más que ir caminando como dormidos ..Vivir es degustar la experiencia presente, detenerse al instante..”

¿De qué sirve respirar por años, si no se vive un segundo?

La vida es más que un corazón latiendo en un cuerpo aletargado, es más que transpirar, hacer y pensar, es más que ir caminando como dormidos a una vida que existe sólo para perpetuar el ciclo del NO SER, no ser uno mismo, y si ser los demás.

Somos a veces lo que los demás quieren que seamos, siempre preocupados por lo que no es y no está, atentos a un futuro que aun no llega, o tal vez a un pasado que ya no existe, distraídos del presente que esta en el camino, distraído del destino que esta al pisar.

Hay personas que la mayor parte del tiempo la pasan buscando, y se pierden fuera de sí mismos para convertirse en algo que no son y no desean. Buscan fuera lo que llevan dentro, y se creen que valen por lo que tienen y pueden.

Estas personas basan su ser en lo ajeno a sí mismos, acumular posesiones, información y títulos, y al no encontrar saciedad se conforman con pequeños logros que les impulsan a buscar más, olvidando la diferencia entre medios y fines, transitando largos caminos de insatisfacción para encontrar un instante de reconocimiento sobre los demás, pierden todo por el placer de complacer a otros.

Sobrevivir de esta manera es vivir en la insuficiencia e insatisfacción, y aunque se saturen los sentidos, la mente y el cuerpo, el centro sigue vacío. Para el mundo del NO SER, nunca se es suficiente, las expectativas crecen y cambian, y la fantasía colectiva no alimenta el alma. Siempre insatisfechos, siempre vacíos y condenados a un final sin sentido.

Vivir es más que acumular y hacer, tanto en posesiones como en poder y placer, es comprender que en mi hay un valor más grande por el solo hecho de ser, y permitirme ser, estar, sentir y experimentar el instante presente. La vida es más que conductas y condicionamientos mecanizados basados en repetir lo que otros quieren para pertenecer a donde no soy, automatismos que alimentan lo que creo ser y me aleja de mi.

La vida es más sencilla que luchar contra un mundo que esta dormido y soñando fuera del tiempo presente, desatendiendo la realidad del instante y a la persona más importante de mi vida, yo.

Vivir es degustar la experiencia presente, detenerse al instante para contemplar con todos los sentidos despiertos la experiencia de mi mundo exterior y mi mundo interior. Es la experiencia de atención plena a lo que ocurre en el instante, un beso, una charla, un encuentro, y una idea, un sabor, un recuerdo.

Vivir es aceptar el dolor y el placer, abrazar el malestar y el sabor, contemplar los colores las luces y sombras, es pensar y sentir, hablar y callar, escuchar. Para al final del día contemplar en paz para dormir profundamente.  Vivir es más que solo respirar, es respirar consciente de mi respiración.

Dr. José Francisco Sánchez Pérez, Médico y Profesor de la Facultad de Medicina U.A.N.L. con
estudios en Desarrollo Humano y Terapia Breve Sistémica.

Artículo Publicado en la Revista AXIS por los Derechos Humanos. Octubre 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Código de Seguridad *